6 Alimentos que NO volverás a comer después de saber de qué están hechos

Infórmate bien antes de meter estos productos a tu cuerpo.

Ampliar

Kanikama. Sí, esos palitos de cangrejo que nos encantan en el sushi no tienen nada de cangrejo. Aunque su intención sí es imitarlo, realmente están preparados con menudencia de diferentes pescados (merluza, abadejo, bacalao, caballa), los cuales se mezclan repetidamente, después se enfrían y se calientan muchas veces más hasta lograr una consistencia como de una pasta blanca compacta, a la cual se le agregan almidón, conservantes, sal y edulcorantes no naturales. Se congela y al final le agregan un colorante para que quede rosado en el exterior.

Ampliar

Salchichas. Mucho se ha escuchado sobre las salchichas. Francamente yo nunca quise saber cómo se hacían, prefería disfrutar su delicioso sabor sin preocuparme por lo que realmente estaba comiendo… Las salchichas están hechas de restos de animales (desperdicios), como el puerco, la vaca y la gallina. Principalmente del hocico, hígado y orejas del cerdo, el bazo del cordero, el esófago de la cabra, y el hígado y los labios de la vaca. Todo esto sale de un molino como una pasta, después se le añade sal, jarabe de maíz, agua con flúor, colorantes y polifosfatos. Básicamente es una mezcla de carnes, y se pueden hacer casi de lo que sea.

Ampliar

Gelatina. Deliciosa. Desde niños nos acostumbramos a este postre por excelencia. Son un gusto no tan culposo pues no tienen conservadores ni aditivos; incluso se han recomendado para prevenir la osteoporosis y la artrosis. Pero ¿de qué están hechas? Resulta que las gelatinas contienen 90% de colágeno. Ok, ok, no suena tan mal… pero, ¿realmente sabes qué es el colágeno? Es la piel sin curtir del ganado vacuno y los descarnes frescos de la cabeza y los huesos. A esos se les quita la grasa y se les tritura en un periodo máximo de 24 horas después de que el animal muere. Luego, los cueros se lavan con ácido, y lo que salió de la trituración, llamado oseína. Se mezclan con cal durante un periodo de 5 a 10 semanas. Después, se extrae lo que resulta y es esterilizado para después ser enfriado y solidificado. Y el resultado final es ese polvito que nosotros echamos al agua hirviendo, dejamos enfriar y ¡voilà! tenemos una deliciosa gelatina.

Ampliar

Prieta. Sangre de cerdo coagulada, cocida en grasa y envuelta en una tripa de intestino delgado. O sea, embutido de sangre. Mmm… ¡delicioso! Las tripas tienen un olor tan fuerte y desagradable (obvio) que, para que tú las puedas disfrutar en tu cocina, las tienen que lavar con jabón y limón para que se le quite todo el olor. Se ocupa un litro de sangre sin coagular para el relleno pero, no todo es desagradable, se sazona con sal, pimienta, azúcar, orégano, cebolla y ajo. Ok, sigue siendo desagradable. Después de ponerla en las tripas se pone a hervir un buen rato. ¿Te ha pasado que a veces que comes sientes algo duro? ¡Sorpresa! A veces le agregan huesos triturados de la cabeza del puerco, eso es lo que sientes.

Ampliar

¡El infaltable queso amarillo!. Las rebanadas que distintas marcas venden empaquetadas en sobrecitos de plástico individuales no son nada aconsejables, ya que contienen mucha sal y aditivos. Están hechos a base de lácteos fermentados, queso y colorantes alimenticios que le dan ese aspecto amarillo.Además, la leche con la que se hacen no está bien procesada en algunos casos, algo potencialmente peligroso para el organismo. Prácticamente lo que estás consumiendo es plástico, pues incluso si lo comparas con el queso normal no tiene nada qué ver en su color, consistencia ni sabor.

Ampliar

El paté no falta en una once familiar. Y es que, además que sabe muy bien, a veces nos saca de apuro a la hora de tener algo "para echarle al pan". Bueno, después de leer esto creo que lo pensarás mejor antes de comer paté. Resulta que el paté es una mezcla de las vísceras animales (pollo, vaca, cerdo, patos…). Pero, ¿cómo es posible que sepa tan delicioso? Bueno, pues se le agrega harina, especias, leches y conservantes y, eso sí, se le agrega un poco de hígado para darle más sabor. El foie gras (que muchos piensan que es lo mismo) es lo que sí está elaborado integralmente de hígado de oca, pato o ganso, animales que alimentan de forma abusiva para hacerles engordar el hígado mucho más de lo habitual. ¿Qué cruel, no? En Los40 te invitamos a tomar conciencia de lo que comes y el daño que le estás provocando tanto a tu cuerpo como a los animales. Fuente: RecreoViral.com