12 trucos para comer más saludable este 2017

¡Ya era hora!

Ampliar

Usa el coliflor para disminuir los carbohidratos. ¿Sabías que puedes reemplazar el arroz por la coliflor?. ¿Cómo hacerlo? Fácil, sólo tienes que picar el coliflor ya cocido en trocitos pequeños hasta que tenga el aspecto de arroz. Esta preparación es genial para bajar el consumo de carbohidratos en el almuerzo o en la cena. Te brinda menos carbohidratos y más fibras y proteínas.

Ampliar

Mezcla plátano con avena. Olvídate del azúcar y el endulzante y añade platano en trocitos o como puré para endulzarlo naturalmente y obtener un extra de potasio

Ampliar

Ve por color. Trata de comer por lo menos 3 colores de alimentos en cada comida. Sus tonos vibrantes significa que son altos en vitaminas y antioxidantes.

Ampliar

Aprende a cocinar algo nuevo y sano. Haz que tu resolución de año Nuevo sea más emocionante aprendiendo como cocinar alguna comida nutritiva y deliciosa.

Ampliar

Lleva almuerzo de la casa. Puedes hacer comida adicional en la cena, o guardas las sobras, ya que llevar al trabajo la comida hecha en casa resulta mucho más barato y más saludable

Ampliar

Ten siempre alimentos saludables en tu refrigerador. Cuando no cuentas con el tiempo suficiente para preparar la cena, puedes evitar pedir comida a domicilio alta en calorías conservando alimentos saludables en tu refrigerador, de tal manera que puedas recalentarlos y hacer platos de última hora, como granos congelados.

Ampliar

Cocina vegetariano. Bajos en calorías, y altos en fibra, los vegetales ofrecen nutrientes más valiosos para darte energía y darle un impulso a tu sistema inmunológico. Una vez terminado, te sentirás satisfecho, ligero y alerta, y no pesado o inflado como cuando comes carne.

Ampliar

Haz que una de tus comidas al día sea una gran ensalada. Con esto no solo conseguirás tu dosis diaria de vegetales y fibras, además te sentirás más ligero y más enérgico después de comerlo. Puedes lograrlo preparando una porción muy grande que te dure toda la semana.

Ampliar

Deshazte de los lácteos una vez por semana. La inflamación, el acné, la fatiga y la congestión pueden ser síntomas por comer lácteos, así que prueba eliminarlos de una de tus comidas del día, o si tienes más fuerza de voluntad, comprométete a un día de la semana.

Ampliar

Prepárate aperitivos saludables antes de tiempo. Cuando tienes hambre y comes lo primero que te aparece en el camino, asegúrate de tener algún snack saludable como una barrita de ceral, frutas, o algún postre con proteína. Dedica un espacio de tu fin de semana para hacerlos, y mantenlos en tu refrigerador para tenerlos a la mano todos los días.

Ampliar

Come frutas de postre. Si quieres cortar un poco la ingesta de azúcar, las frutas va a satisfacer tus antojos de postre mientras consumes fibra y nutrientes valiosos. Puede tomarte varias semanas para acostumbrarte a este hábito, ¡pero pronto las galletas y el chocolate serán demasiado dulces para ti!

Ampliar

Come vegetales en el desayuno. Incorporar más vegetales durante el día es una de las mejores formas de perder peso, así que también inclúyelos en el desayuno. ¿Quieres que pasen desapercibidos? Colócalos en un batido hecho con la licuadora.