#Tendencias40

Mató al amigo y se tomó una selfie con el cadáver

Se están pasando.

Esto ya se está saliendo de las manos: En Estados Unidos, el adolescente de 18 años, Maxwell Morton está siendo enjuiciado por asesinar a su amigo, de ese entonces 16, y tomarse una selfie con el cadáver después, en el año 2015.

El muchacho, oriundo del condado de Westmoreland, le disparó en la cara a su amigo, y luego se fue a jugar un juego online.

Cuando estaba hablando con otro jugador, éste no le creyó que había asesinado a su amigo, así que se tomó la selfie y la subió a su Snapchat.

Y sin embargo, en medio del juicio, que ya ha durado dos años, acaban de darse a conocer dos detalles macabros: El primero, es que, de haber recibido atención médica apropiada, la víctima, Ryan Mangan, habría podido sobrevivir.

Según las investigaciones del doctor Cyril Wecht, Ryan no murió de inmediato, sino casi una hora después de que le dispararon. "Quizás estuvo vivo entre 45 minutos y una hora", fue el testimonio del especialista, según el diario The Pittsburgh Tribune.

Y el otro detalle fue contado por el detective a cargo del caso, James Williams, que aseguró que cuando interrogaron al responsable, se veía feliz. "Cuando describió cómo apretó el gatillo, (Morton) lucía una sonrisa", aseguró.

El juicio busca que Morton sea declarado responsable, mientras que la defensa argumenta que el arma se disparó por accidente mientras los dos adolescentes estaban jugando. Macabro.