Este perrito fue expulsado de la policía por ser “demasiado tierno”

No es su culpa ser tan tierno, ya?

La policía australiana reprobó a Gavel, un ejemplar de pastor alemán de un año, por ser “demasiado tierno”.


Así es. Gavel participaba de rigurosos entrenamientos pero no realizaba su labor de forma adecuada. Y es que, varias veces fue visto rodando en el piso boca arriba pidiendo que lo acaricien.

De los 40 canes que hicieron las pruebas, él fue el único reprobado. Sin embargo, su ternura lo llevó a ser muy popular entre el personal, por lo que lo trasladaron a la casa de gobierno de Queensland para que reciba a todos los visitantes.


Sus funciones incluyen dar la bienvenida a los turistas y participar en entrevistas junto al gobernador Paul Jersey. 

¿Qué tal? ¡Ojalá sea muy feliz! 


Comentarios