Nos fuimos a la B: oler comida engorda

No hay caso... ahora ni siquiera hay que comer para engordar ¡lo que nos faltaba!

Tenemos todo lo que son malas noticias, porque un nuevo estudio de la Universidad de Berkeley asegura que basta con oler la comida para subir de peso.

Los chiquillos llegaron a esta conclusión luego de hacer estudios a ratones obesos, uno con sentido del olfato y otro, sin.

Los dos comieron exactamente lo mismo, pero el que no podía oler bajó de peso mientras que el que estaba sano, engordaba.

Después, más encima, sumaron ratones con un sentido del olfato más desarrollado y ellos, comiendo lo mismo, subieron más de peso que los otros dos grupos.

Aunque todavía no saben bien que pasa, ni tampoco si nos pasa a los humanos, creen que tiene que ver con el metabolismo, porque los ratones sin olfato tienen un mayor ritmo metabólico, lo que implica que queman grasas más rápido. De la misma forma, solo al oler la comida nuestro cuerpo se prepara para comer y así, alojar la grasa en nuestro organismo.

¿No será mucho, Lucho?

 


Comentarios

TE PUEDE INTERESAR