Investigador se emborrachó durante 10 años para encontrar remedio para la caña

¿Cuántos por acá están siguiendo sus pasos?

Investigador se emborrachó durante 10 años para encontrar remedio para la caña

Es viernes y no sólo nuestros cuerpos lo saben, sino que también la caña que muchos sentirán el día de mañana (¡responsabilidad ante todo, cabr@s). Y, si bien hay distintos remedios caseros para combatir la resaca, aún no hay una solución científica que la erradique de un golpe.

Esto motivó a Shaughnessy Bishop-Stall, un profesor de literatura canadiense, a comenzar una investigación científica donde se usó a sí mismo como foco del estudio. Es decir, bebió alcohol durante 10 años para saber cómo ponerle fin a la dolencia. Tras su estudio, escribió un libro titulado “Resaca: La mañana siguiente y One Man's Quest for the Cure”.

"Es probablemente la enfermedad más común. La economía sufre, la vida cotidiana de las personas se ve afectada. Entonces, ¿por qué no podemos poner un poco de esfuerzo en resolver esto?", comentó el autor a The Guardian a modo de crítica hacia la comunidad científica por haber encontrado antes algo que solucione aquellos molestares.

En su metología, Bishop-Stall encontró un patrón común: la caña siempre es tratada con los mismos remedios. "Muchas de las cosas que utilizaron los antiguos, ya sean huevos en escabeche o col hervida o carbón vegetal, todos tienen, según sabemos ahora, bases científicas. Son los precursores de las cosas que probamos hasta el día de hoy ", añade.

Ahora, lo que tod@s quieren saber: ¿Cuál es la solución? Luego de pasar por miles de resacas, el profesor afirmó que"de lo que realmente se trata, es de desactivar los aspectos más horrendos de la resaca. Náuseas, dolor de cabeza, dolor de cuerpo" y para eso la receta es la siguiente:

Después de tomar, pero antes de irse a dormir, hay que consumir una infusión de cardo mariano para proteger el hígado; N-acetilcisteína para el sistema inmunológico; vitaminas B1, B6 y B12, que estimulan el metabolismo. Además, prender un incienso ayuda harto, ya que tiene propiedades antiinflamatorias.

Pese a este resultado que alegrará a millones, el científico aseguró que seguirá trabajando para encontrar "una forma segura que realmente recomendaría a otros". Es decir, ¡seguirá tomando!

 

 


Comentarios