"Sansa Stark" reveló qué fue lo más asqueroso que tuvo que hacer para grabar Game of Thrones

Sophie Turner habló sobre una particular anécdota con su cabello

Sophie Turner, actriz que personifica a Sansa Stark en Game of Thrones, conversó con InStyle sobre una particular y asquerosa anécdota personal relacionada a la grabación de la popular serie.

Turner expresó que tuvo que dejar de lavarse el pelo durante el rodaje de las últimas temporadas de la producción. "Durante las primeras temporadas me permitieron lavarme el pelo porque era una niña aristocrática. Hacia la quinta temporada, comenzaron a pedirme que no me lave el pelo y fue realmente desagradable", dijo.

"(En la temporada final) me pongo una peluca, así que puedo lavarme el pelo siempre que quiera, lo que está bien. Pero sí, durante un par de años estuve viviendo con el pelo bastante grasiento. ¡Realmente me picaba! Además, tendríamos las máquinas de nieve funcionando, por lo que tendríamos pocas partículas de papel de nieve que se atascarían en la grasa. Eso fue asqueroso", agregó.

Otro punto que “Sansa Stark” tocó en la conversación fue que tuvo que teñirse el pelo de color rojizo durante años para interpretar al personaje, dado que es rubia natural. Lo bueno es que todo esto se simplificó con el uso de la ya mencionada peluca.

 

 


Comentarios