Mujer autorizó la desconexión de un paciente terminal pensando que era su hermano

Un alcance de nombres fue lo que gatilló la dramática confusión

Mujer autorizó la desconexión de un paciente terminal pensando que era su hermano

Una mujer autorizó que desconectaran a un hombre con muerte cerebral luego de que el Hospital St.Barnabas le informara por error que se trataba de su hermano.

El hecho ocurrió en Nueva York e involucró a Shirell Powell, de 38 años, quien alcanzó a llamar a las hijas de su hermano, Frederick Williams y a preparar el funeral cuando la llamaron desde el centro de salud dos días después diciéndole que la persona con muerte cerebral era Frederick Clarence Williams.

Pese a que la tarjeta del seguro social aparecía ese nombre, el hospital llamó Powell para que viera a su supuesto hermano. La mujer acudió y reconoció al hombre como su familiar. "El paciente tenía un tubo en la boca y estaba hinchado, había sido ingresado por sobredosis de drogas, pero "se parecía mucho a mi hermano”, dijo Shirell a El País.

Junto a Powell se encontraba otra hermana que dudó de la identidad del sujeto, de hecho, cuando entró al hospital y vio al paciente dijo "ese no es mi hermano". Sin embargo, se acercó más y lo “supo reconocer” entre la hinchazón y los aparatos médicos. "Las cejas, la nariz, la estructura, se parecía a nuestro hermano", relató Powell al New York Post.

Powel autorizó al hospital a retirar el soporte vital de Frederick Williams el 29 de julio. "Fue muy devastador". Las hijas del supuesto difunto, Brooklyn, de 17 años, y Star, de 18, fueron las que más sufrieron, según su tía, que presentó una demanda contra el hospital.

La autopsia realizada por el forense de la ciudad reveló que el hombre fallecido era Freddy Clarence Williams. El abogado de Powell, Alexander M. Dudelson, le dijo a The Post que trató de obtener información sobre el desconocido que pagó las consecuencias de la confusión, pero no tuvo respuesta.

La trágica confusión sirvió para dar con el paradero de Frederick Williams quien estaba en la cárcel de Rikers Island, Nueva York. Powell se comunicó por teléfono y le informó sobre lo ocurrido y a pesar de la impresión por la decisión que había tomado su hermana por él, la entendió y culpó al hospital del mal momento que le habían hecho pasar a su familia

 

 


Comentarios