¿La mirada triste de los perros es manipulación? Científicos nos cuentan la verdad

Provocaría altos niveles de oxitocina, también conocida como la “hormona del amor”

¿La mirada triste de los perros es manipulación? Científicos nos cuentan la verdad

Jamás podrás decir que nunca te conmoviste con esa “mirada triste” de tu perro, esa que no te dejaba comer por la culpa, o que no te dejaba regañarlo porque pensabas que habías herido sus sentimientos.

Sin embargo, unos investigadores realizaron un estudio a propósito de sus singulares facciones, el que fue publicado por la Academia Estadounidense de Ciencias y que reveló que el intercambio de miradas entre humanos y perros genera altos niveles de oxitocina para ambos, que se conoce como “hormona del amor”, la que también se provoca entre humanos y bebés.

Todo esto se debería a dos músculos situados en torno a los ojos de los "lomitos suavecitos" que les ayudan a tener una mirada triste.

Los investigadores estudiaron cadáveres disecados de perros domésticos y lobos salvajes, con lo que comprobaron que los perros tenían esos dos músculos bien formados alrededor de los ojos, a diferencia de los lobos, hallazgo que fue publicado en la revista de la Academia estadounidense de ciencias (PNAS).

Los científicos también filmaron interacciones de dos minutos entre perros y un humano al que desconocían, y luego entre lobos y una persona. Solamente los perros lograban mover el contorno de los ojos con mucha intensidad al mirar a los humanos.

Anne Burrows, profesora de la universidad Duquesne de Pittsburgh y coautora del estudio, explicó que estos músculos ayudan a los perros a agrandar los ojos, tal como hacen los bebés, lo que provoca una reacción de protección en las personas, recoge Clarín.


Comentarios