Las complicaciones del segundo disco de James Blunt

James Blunt confesó lo difícil que resultó grabar su segundo álbum, ‘All The Lost Souls’, después del descomunal éxito de su disco debut. Eso lo llevó a buscar la tranquilidad en Ibiza. Según el músico inglés, esta nueva producción es muy diferente a la anterior. Sobre ‘Back To Bedlam’, Blunt comentó: «Era una colección algo naíf de pensamientos, emociones y experiencias compuestas sin saber si alguien llegaría a escucharlas alguna vez’.

Pero para poder componer las nuevas canciones, Blunt se encontró con un gran problema: su fama. ‘Sólo porque me otorguen el efímero título de estrella, no soy menos humano. Me pasan las mismas cosas, sólo que mi mamá ahora se entera antes’, reconoció. Buscando esa normalidad, el músico inglés se internó en Ibiza: ‘Fue entonces y sólo entonces cuando realmente pude parar y cerciorarme de lo que realmente había pasado en estos últimos tres años, y reflexionar acerca de ello’.

En ‘All The Lost Souls’, Blunt también se preocupó más por el proceso de composición: ‘Alguien me había robado la estufa y no tenía calefacción’, expresó. ‘Estaba en mi casa con un abrigo puesto, un gorro y unos guantes sin dedos tocando el piano’. ‘Cuando tienes frío, estás completamente solo y no hablas el idioma del país donde estás, es cuando realmente puedes componer. Las canciones que escribí durante el verano, al salir de las discotecas, eran mucho más alegres’, indicó Blunt.

 

Contenido patrocinado