No era un travesti, era Robbie

Descarado, polémico, provocador, Robbie Williams vuelve a sorprender a todos con un vídeo musical que no dejará espacio a indiferencias. Se trata del videoclip de «She’s Madonna», tercer single de su disco, Rudebox, en el que el cantante se convierte en una drag queen. Dirigido por Johan Renck, el mismo responsable de Tripping, el vídeo comienza con una escena insólita en la que se ve a Robbie Williams, caracterizado como una auténtica drag queen, que está siendo entrevistado. El cantante responde a varias preguntas y después se marcha a su camerino, donde poco a poco se despoja de su disfraz. Las medias, la peluca, el sujetador, el vestido, así como el maquillaje desaparecen poco a poco para volver a recobrar su look habitual. El video narra la letra de la canción, donde un hombre deja a su mujer por Madonna.


http://www.hola.com/musica/2007/01/23/robbie-williams-clip/

Contenido patrocinado