Su serpiente mascota se le metió en el aro: Así quedó

¿Se imaginan tener una serpiente atrapada en la oreja? Eso le pasó a Ashley Glawe, una chiquilla de Oregon, EE.UU., que tiene una afición a los tatuajes, extensiones y los animales exóticos.

Esta combinación terminó siendo fatal cuando decidió adoptar a una serpiente pitón bebé, a la que bautizó como Bart, y que no encontró nada mejor que metérsele por el orificio de la oreja, donde la chiquilla tenía un aro que agranda el lóbulo.

La cosa se puso más complicada todavía cuando la serpiente no pudo pasar, y se quedó atrapada en la oreja de Ashely. La chiquila tuvo que ir al hospital donde se la sacaron, y pudo sobrevivir para contar su historia a través de Facebook. «Por lejos, fue uno de los momentos más locos de mi vida», dijo.

Recomendados