El queso es tan adictivo como las drogas

¿Eres de lo que AMAN EL QUESO? 

Un estudio realizado en la Universidad de Michigan y publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, analizó por qué algunas comidas producen comportamientos adictivos.

Y resulta que el queso estimula las mismas partes del cerebro que algunas drogas, y mientras más procesada y grasosa es la comida, es más posible que cause adicción.

Esto es, en parte, porque el queso contiene una alta concentración de caseína, una proteína que se encuentra en la mayoría de los productos lácteos y que estimula los receptores de opioides de tu cerebro. Esto genera el antojo y la ansiedad de querer más y más.

 

Contenido patrocinado