Madre orgullosa cuenta cómo su hijo autista se graduó de ingeniero

Por más que los especialistas le dijeron a María Cecilia Lovera que su hijo, Iván Gutiérrez, padecía de autismo y que “no iba a conseguir nada”, hoy la orgullosa madre cuenta que egresó de la universidad como un ingeniero en informática.

Según cuenta Las Últimas Noticias de esta jornada, todo comenzó cuando María a sus 25 años llevó a su pequeño hijo al psiquiatra, se sentó frente a ella y le dijo: “Señora, su hijo es autista. Esos niños son bien especiales, ¿sabe? Su hijo va a ser como un mueble. ¿Te doy un consejo? Tengan más hijos, porque con este no van a conseguir nada”.

Desde ese momento, las cosas fueron en picada para María y su esposo. Sin embargo, ambos decidieron dejar de lado las “malas vibras” y al psiquiatra para comenzar tratamiento con otra especialista, quien les recomendó que mandara a su hijo a un colegio normal. Fue así que Iván ingresó a la escuela de lenguaje Barros Luco de San Miguel, hasta segundo básico porque no contaban con más niveles. Agrega: “Tuvimos que buscar otro colegio. Fue un parto, porque cuando yo decía que mi hijo era autista, me decían que ya no había cupos, que se había llenado. Consulté alternativas al Mineduc y me dijeron que para meterlo a un colegio tenía que tener una evaluación del Aspaut (Asociación de Padres y Amigos de los Autistas)”.

Sin rendirse, buscaron y le encontraron un colegio en Ñuñoa, donde lamentablemente fue víctima de bullying, motivo por el cual tuvieron que sacarlo y cambiarlo a otro liceo. Aquí Iván salió de cuarto medio, dio la PSU y entro a Ingeniería en Informática en el Inacap, donde se graduó.

“Lo que a mi me importa es darle un mensaje de esperanza a las mamás de niños autistas. Uno lo ve todo negro y esto da esperanzas. Yo no lo tuve. Les diría a la mamás que crean en sus hijos y que un médico tiene la obligación de dar un diagnóstico pero no la de poner una lápida sobre un niño!, comentó María al matutino.

Contenido patrocinado