Adam Driver abandonó entrevista luego de sufrir una «fobia»

Adam Driver abandonó una entrevista de radio en Estados Unidos cuando reprodujeron un fragmento de él cantando en la película de Netflix Marriage Story.

La mayoría de las personas le tiene fobia a algún bicho, animal, o a las alturas, entre otras cosas. También muchas personas no soportan escuchar o mirar grabaciones de ellos mismos. Pero cuando eres la estrella de algunas de las películas más importantes del año, esto puede ser aún más complicado, y este fue el caso de Adam Driver.

El actor abandonó el estudio en medio de una entrevista de radio en Estados Unidos cuando reprodujeron un fragmento de él cantando en la película de Netflix Marriage Story (Historia de un matrimonio). El hecho ocurrió en el programa de entrevistas Fresh Air de la radio pública NPR mientras se transmitía un clip de su actuación, según informó el productor ejecutivo del programa.

En el pasado, Driver ya había mencionado cuánto le afectaba volver a ver sus propias actuaciones, que fue descrito como una «fobia» en un perfil reciente de la revista New Yorker. Sin embargo, esta fobia volvió a afectarlo cuando reprodujeron una grabación de él cantando Being Alive, en una de las escenas de la película Marriage Story.

«Todavía no entendemos por qué Adam Driver decidió abandonar la entrevista en ese momento», dijo el productor ejecutivo del programa Danny Miller.

Por su parte, el actor aún no ha hecho comentarios sobre lo sucedido.

La fobia del actor

En la entrevista de 2015, la legendaria conductora de la radio pública estadounidense, Terry Gross, le preguntó a Driver por qué se negaba a escucharse a sí mismo. «No quiero escuchar la mala actuación que probablemente hice durante esa grabación, me escuché y vi a mi mismo antes, y siempre lo odio. Y luego desearía poder cambiarlo, pero no puedo», respondió.

También dijo que sintió «como si tuviera que vomitar» cuando se vio obligado a sentarse en el estreno de Star Wars: The Force Awakens (El despertar de la Fuerza) de 2015.

Y que en el estreno en Cannes de BlacKkKlansman, por el que recibió una nominación al Oscar por mejor actor de reparto, logró esconderse en una sala.

Contenido patrocinado