Científicos determinaron que consumir frutos secos mejora tu estilo de vida

Los frutos secos son un aporte fundamental para una dieta balanceada debido a la gran cantidad de nutrientes que poseen. Lo beneficioso es que entregan grasas saludables, vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. En todo caso, hay que comerlos con moderación, es decir, lo ideal es un puñado de estos, para colación o desayuno.

Un alto contenido de grasa saludable (frutos secos, palta, aceite de oliva y pescados), proteína moderada, y dieta baja en carbohidratos es una de las maneras más eficaces para perder peso, debido a que ayuda a hacer una transición y que el cuerpo use la grasa como combustible.

Estudios relacionados con el consumo de estos frutos tendrían relación con la longevidad, de hecho, una investigación realizada por Harvard, que duró 30 años, encontró que consumir frutos secos al menos cinco veces por semana está asociado con un riesgo de 29% menor de mortalidad por enfermedades cardiacas, y un riesgo 11% menor de mortalidad por cáncer.

Comer un puñado de almendras todos los días es una forma sencilla de mejorar la alimentación y dejar la comida chatarra, así lo estableció un reciente estudio de la Universidad de Florida.

Los investigadores también establecieron que consumir nueces reduce el riesgo de enfermedades cardíacas en casi un 30%, el riesgo de cáncer en un 15% y el riesgo de sufrir muerte prematura en un 22%.

Investigaciones de la Universidad de Pensilvania, reafirman que las nueces son beneficiosas para el esqueleto y permitiría evitar la osteoporosis debido al alto contenido de ácido alfalinoléico (ALA), un ácido graso omega-3.

 

 

Contenido patrocinado