Luke Perry falleció a los 52 años

Luke Perry, el actor reconocido por sus roles en “Beverly Hills, 90210” y “Riverdale” acaba de fallecer este lunes tras haber sufrido un derrame cerebral “masivo” el pasado miércoles.

Según TMZ, Perry murió en el Hospital St. Joseph en Burbank, todo bajo la compañía de sus dos hijos, su novia Wendy Madison Bauer, su exesposa Minnie Sharp, su madre, su hermano y otros familiares cercanos.

Los representantes del actor dieron a conocer que los médicos habían sedado a Perry con tal de darle a su cerebro la posibilidad de luchar para superar el trauma por el derrame. Lamentablemente, el daño fue tan grande que no hubo caso.

La carrera de Luke Perry estuvo marcada por las pantallas del cine y la televisión, comenzando en los primeros años de los ochentas para ser un intérprete emblemático en “Beverly Hills, 90210”.

Antes de morir, Perry interpretaba al padre de Archie Andrews de la popular serie “Riverdale”.

 

 

Contenido patrocinado