¡No es lo que parece! Lago paradisíaco y lugar favorito de influencers es un estanque tóxico

Novosibirsk es una ciudad situada en Siberia, la tercera más grande del país. Cercano a dicha localidad se encuentra un lago que se caracteriza por el color de su agua azul brillante y su aspecto tropical. Su belleza atrae a turistas e influencers que buscan esa foto perfecta para subirla a sus redes.

Lamentablemente, este lago en realidad es un basurero tóxico de una planta de carbón. Y su color paradisíaco se debe principalmente a las sales de calcio y otros óxidos metálicos vertidos por esta planta.

La compañía eléctrica que gestiona la planta ha hecho un llamado a la gente a no acercarse al agua debido a su toxicidad. «El agua es altamente alcalina (…) ¡El contacto de la piel con esta agua puede causar una reacción alérgica!», advirtió.

 

 

Contenido patrocinado