Movilh exige renuncia de subsecretaria de DD.HH. por dichos respecto a terapias de conversión

“Esta declaración es de como de comienzos de los 90, no está a la altura de los tiempos, ni menos de los derechos humanos”, dijeron desde el Movilh

Muchas críticas por parte del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) ha generado la postura de Lorena Recabarren, subsecretaria de Derechos Humanos, respecto a las terapias de conversión a personas LGBTI+.

Esto porque, en medio de una reforma a la Ley Zamudio, la autoridad se opuso a una indicación que prohíbe estas prácticas tan cuestionadas a nivel mundial.

Según el vocero del Movilh, Oscar Rementería, “estas terapias están prohibidas, totalmente prohibidas, por la Organización Mundial de la Salud, por nuestro propio Ministerio de Salud y por todos los organismos internacionales de derechos humanos”.

“Que Recabarren valide la existencia de estas terapias si es que una persona quiere someterse a las mismas, como lo señaló hoy en el Senado, refleja una abierta violación a los derechos, un desconocimiento total de la dignidad humana”, añadió.

“Por esto, exigimos su renuncia. Debe renunciar, si está posibilitando o pretendiendo que una persona se someta a torturas porque esa es su voluntad. Esto es como legalizar la tortura, una violación a los derechos humanos que proviene nada más, ni nada menos que de la subsecretaria de Derechos Humanos”, agregó el vocero del Movilh.

“El Estado de Chile siempre ha señalado que se opone a las terapias de conversión. Pero la forma que está redactada (la indicación) está en términos absolutos, es decir se podría aplicar a casos donde se podrían contar con la anuencia de una persona que quisiera tratarse, y ahí estamos en un problema, porque iríamos contra la voluntad de una persona”, fueron las palabras de Lorena Recabarren.

“Teniendo presente la prohibición de las terapias de conversión, teniendo clarísimo esto, podría ocurrir que una persona que sí quisiera y tuviera la voluntad de hacerlo y estaríamos diciendo que este tipo de actos es discriminatorio. Por tanto no está adecuadamente redactada”, agregó.

Eso sí, para el vocero del Movilh “Recabarren está diciendo, en otras palabras, que si una persona LGBTI piensa que su homosexualidad o transexualidad es una enfermedad, tiene derecho a someterse a terapias de conversión, que de acuerdo a la OMS, no tienen ningún resultado, porque no hay nada que curar. Por el contrario, solo provocan más daño en las personas”, agregando que “esta declaración, es de como de comienzos de los ’90, no está a la altura de los tiempos, ni menos de los derechos humanos”.

Contenido patrocinado