Alejandra Perez (1)
Captura

Así fue el emotivo discurso de la constituyente Alejandra Pérez: «Cada marca en mi pecho es un grito de alegría a la vida»

"La culpa la sentí desde el diagnóstico: culpa por poder sanar; culpa por poder tener una cama, medicamentos y horas de atención", expresó

Alejandra Pérez, constituyente electa por la Lista del Pueblo, está haciendo noticia durante este viernes debido a un emotivo discurso que dio en medio de la instancia de debate. Lo llamativo es que lo hizo con su torso desnudo.

En dicha parte tenía escrita la consigna “Hasta que valga la pena vivir”, en referencia a su historia de lucha contra el cáncer de mama que provocó que se sometiera a una mastectomía doble.

A la hora de sacar la voz, la constituyente Alejandra Pérez comenzó diciendo que «el titular ‘Chile despertó’ se instaló como una premisa irrefutable hacia octubre del 2019”.

“Ojalá los despertares fueran así de simples y espontáneos. Quien así lo afirme, poco o nada entiende de procesos sociales, persistentes, desafiantes, testarudos e impertinentes de un pueblo que nunca durmió», continuó.

«Los pueblos modelan vías y escapes de la estructura que los oprime. Los dolores invisibles para el poderoso siempre fueron evidentes para nosotros, que nunca nos deslumbramos ante el destello vano de la vitrina del escaparate, del deslumbrante titular de desarrollo y abundancia económica», siguió según rescata T13.

Respecto a la «cancha dispareja» del país: «Jóvenes sin universidades, niños en las calles, mujeres con trabajos precarios, pensionados en la miseria, cáncer sin cura en el sistema público. Ni hablar de los derechos. La plata sobra, pero se reparte como un embudo. La parte más grande para pocos y la parte más pequeña para muchos», profundizó Alejandra Pérez en su discurso.

Alejandra Pérez y su discurso respecto a su historial médico

«La culpa la sentí desde el diagnóstico: culpa por poder sanar; culpa por poder tener una cama, medicamentos y horas de atención; culpa por aquellas que no tienen plata para una mamografía; culpa por estar en el sistema privado de salud. ¿Por qué tengo que sentir culpa, si todos debiéramos tener derecho a la salud?», continuó.

«No me haré la reconstrucción, porque cada marca en mi pecho es un grito de alegría a la vida. Por la memoria de mi papá, mi abuelo, Alberto Espina González, y por mi madre, hoy alzo la voz», finalizó la constituyente Pérez.

Revisa el momento aquí:

Contenido patrocinado