Compadre Moncho

Compadre Moncho contó cómo fue su experiencia con el LSD: “Me quedé sentado y no me moví de ahí”

En una profunda entrevista con Martín Cárcamo, el Compadre Moncho contó desde sus comienzos en la actuación hasta su experiencia con LSD

Adriano Castillo, más conocido popularmente como el Compadre Moncho por su personaje en “Los Venegas”, tuvo una muy cercana conversación con Martín Cárcamo en un nuevo capítulo del show de Canal 13, “De Tú a Tú”.

En esta charla, el actor y concejal por Quinta Normal habló de su vida, su carrera en la política y su desconocida faceta como químico farmacéutico.

Sobre esto último y de su vida más allá del personaje, Castillo aseguró que “Nadie me imagina de esta manera, todos creen que soy como el ‘Compadre Moncho’, ¡pero nada que ver! yo soy lo más opuesto que hay al Compadre Moncho, me gusta la jarana, claro que sí, pero no soy como el Compadre Moncho que es un irresponsable”.

Una vez egresado de su carrera profesional, en el barrio de Quinta Normal donde él vivía se creó un grupo teatral llamado “Teatro de la Quinta”, al cual ingresó, dándole así inicio a una de las partes más exitosas de su vida.

“Entonces de repente les faltó un actor y me dicen: ‘Oye por qué no nos ayudas, por qué no te haces un numerito’”, recordó añadiendo que a los dos meses le volvieron a pedir ayuda para reemplazar un papel en una obra. Es más, fue tan grande su progreso que pronto ya le dieron un rol protagónico.

Por su parte, también habló de lo duro que fue para él la dictadura militar, principalmente por su cercanía a Salvador Allende. “Fue muy difícil, pero soy un tipo con suerte, porque a mí nunca me arrestaron, nunca me interrogaron, nunca me dieron ni siquiera una cachetada, nada. A amigos míos sí. Lo único que hicieron conmigo fue objetarme, no me permitieron trabajar ni en televisión, ni en los teatros”, expresó.

Compadre Moncho y el LSD

Una de las partes más llamativas de la entrevista con Martín Cárcamo fue cuando el Compadre Moncho habló de su experiencia con el LSD, especialmente en su época más “lanzada”.

“Carrete de tres días, de dormir un rato, de tomarse un consomé y recuperarse y vamos de nuevo. Mucha piscola, pero muy poca droga“, comenzó diciendo.

Si bien aclaró que fumó sólo dos veces marihuana y que no le gustó, si reveló que una vez, siendo literalmente ratón de laboratorio junto a 16 personas, probó el LSD.

“Yo me quedé sentado y no me moví de ahí y miré todo lo que pasaba. Había algunos que lloraban, otros que se ponían en situaciones fetales, otros andaban escondiéndose, tuvieron reacciones muy distintas. Yo quedé sentado, mirando esto, y me quedé ahí nomás”, señaló.

Contenido patrocinado