GettyImages 518617693 (1)
Getty

Estudio afirma que escuchar tu música favorita puede actuar como un analgésico

Sin importar el género, un estudio afirma que al escuchar tu canción favorita podrías experimentar un efecto similar al de un analgésico.

Probablemente todos tenemos una canción que al escucharla nos pone los pelos de punta y nos remueve hasta lo más profundo de nuestro ser. Ya sea Pop, Reggaetón, K-Pop, o R&B, lo cierto es que tenemos mucho que agradecerle a la música, porque un estudio afirma que escuchar tu tema favorito puede reducir el dolor tal como un analgésico.  

El artículo publicado en la revista Frontiers in Pain Research de la mano de un equipo de la Universidad McGill de Cánada, y liderado por Darius Valevicius, investigó cuáles son los efectos de la música en la percepción del dolor en 63 participantes.  

Quienes fueron sometidos a pruebas con un dispositivo de estimulaciones térmicas, cuya sensación es similar a sostener una taza de café caliente contra la piel. Y mientras algunos escuchaban extractos de “su música favorita de todos los tiempos”. Otros oyeron temas “relajantes”, canciones aleatorias y silencio absoluto.   

Mientras continuaban con la prueba, se les solicitó a los individuos calificar la intensidad y lo desagradable del dolor en una escala. Y tras terminar, se pidió a los participantes que calificaran el placer de la música, y los «escalofríos» que experimentaron. 

Los resultados del estudio y cómo afecta la música favorita

De acuerdo con los resultados del estudio, la música favorita seleccionada por los participantes reducía fuertemente la intensidad del dolor y lo desagradable en comparación con las otras canciones. Con un efecto de aproximadamente 10 puntos en una escala de 100 puntos para lo desagradable del dolor, que sería casi tan fuerte como un analgésico. 

«Podemos aproximar que la música favorita redujo el dolor aproximadamente un punto en una escala de 10 puntos. Lo que es al menos tan fuerte como un analgésico de venta libre como Advil (ibuprofeno) en las mismas condiciones. La música en movimiento puede tener un efecto aún mayor», afirma Valevicius, según recoge The Guardian. 

Ahora que ya lo sabes, si tienes cita con el dentista quizá podrías probar con pedirle poner tus canciones favoritas de fondo durante tu atención.

Contenido patrocinado