Si tú y tu pareja se tratan con apodos cursis, atento a esta noticia

Según un estudio publicado por la revista Personal Relationships, las parejas que utilizan apodos o sobrenombres entre sí, ya sea en público o en la intimidad, tienden a mantener una relación más sólida, larga y estable.

Los investigadores estadounidenses determinaron, tras un seguimiento a varias parejas, que utilizar apodos del tipo "chanchito/a", "monito/a", "bebé" o similares, genera un mayor sentido de pertenencia, otorgándole una singularidad especial a la relación.

En el estudio se observó que aquellas parejas que utilizaban apodos cursis tenían mayor comunicación y, por lo tanto, eran más felices y hacía más tiempo que estaban juntos.

En palabras sencillas, esto se debe a que al hacerlo, se le está indicando al cerebro que para esa persona no hay otro igual, pues nadie más lo llama así.Se trata de una señal que genera un vínculo más profundo y estable. Un acto que para los investigadores genera mayor comunicación y confianza entre los componentes de la pareja, lo que siempre es bueno y satisfactorio para el éxito de una relación.

Por lo tanto, mientras el uso de apodos ante el resto puede resultar cursi, lo cierto es que la pareja en cuestión se verá fuertemente beneficiada.


Comentarios