Daddy Yankee Viña

Daddy Yankee y su debut en Viña: Cambiando el pasado, presente y futuro para siempre

Un día como hoy, pero hace 15 años, Daddy Yankee pisaba por primera vez Viña del Mar y, con eso, marcando un antes y después en todo sentido

Este viernes Daddy Yankee está dando que hablar por su magistral retorno musical con «Problema», su nueva canción que llegó con la drástica promocional que consistía en cerrar sus redes sociales.

Sin embargo, en Chile al menos, hoy no es sólo un día para festejar por aquel estreno, sino por una efeméride que podría considerarse como la más importante de la música contemporánea en nuestro país.

Hace exactos 15 años, Daddy Yankee se paró por primera vez en el escenario del Festival de Viña del Mar con un show que hasta el día de hoy genera interacciones. Un espectáculo que marcó los cimientos de un género que muchos creían pasajero y que ahora marca pauta a nivel mundial. Un concierto que muchos vieron cuando eran chicos/as y ahora lo recuerdan con nostalgia. Todo eso y más fue el Big Boss en la Quinta Vergara.

Daddy Yankee en Viña – Quiere mambo, suénalo

El domingo 26 de febrero del 2006 la parrilla de Viña del Mar tenía como número de apertura la ranchera al hueso de Alejandro Fernández, el pop-rock español de Amaral y a un, en ese entonces, muy under Daddy Yankee.

Es más, recuerdo perfectamente como en el programa Intrusos de La Red, su animadora Jennifer Warner mencionó casi finalizando la transmisión que se sumaba el cantante, al que presentó como “un tal” (no con esas palabras, pero sí en ese sentido). Y estaba de lo más bien, porque en ese entonces el reggaetón era sólo una música que escuchaban los muchach@s entre 12 y 20 aprox con internet o que pasaban pegados a la radio (donde poco a poco tomaba más fuerza), muchos enganchados por lo sugerente de sus primeros videoclips o por ese ritmo que invitaba a bailar.

No sé si ustedes lo recuerdas, pero el puertorriqueño saltó al escenario MUY tarde, donde algunos incluso se quedaron dormidos esperándolo o pidieron a sus padres que los despertaran para no perderse cómo plantó un verdadero estandarte en la Quinta cuando sonó por primera vez “King Daddy”.

No exagero si digo que este espectáculo ha sido el más importante en la historia musical contemporánea en nuestro país, ya que desde ese entonces hace 15 años el reggaetón/música urbana pasó de estar presente a protagonizar el festival.

La comparación es evidente. Axé Bahía se presentó el 2002 en el mismo festival en pleno boom del ritmo brasileño aumentado incluso por el programa Mekano de Mega. ¿Qué pasó después con ese estilo? Nada. Era. Pasado.

Por el contrario, el show de Daddy Yankee abrió en sólo una hora las puertas para que posteriormente Daddy Yankee, Wisin y Yandel, Héctor el Bambino o, más actuales, Maluma, J Balvin o Bad Bunny hayan podido actuar. Lo más probable es que a algunos metaleros frágiles esta comparación les moleste, pero haciendo la comparación, es lo mismo que haber tenido en un festival thrash a Metallica, para después seguir con Overkill, Slayer, Megadeth y ahora más presente seguir con Ghost o Volbeat.

El pasado presente y futuro

“Los números hablan por si solos”, dijo Daddy Yankee en Viña hace 15 años cuando cantó “Mírame”. ¡Cachen el spoiler que nos dio! En pleno 2020, seguimos recordando con nostalgia aquel show que crio a muchos jóvenes que ahora miran con melancolía aquel 2006, donde todo cambió. Donde el under se volvió mainstream y donde los clichés de “música marginal” poco a poco fueron mutando.

A 15 años de Daddy Yankee en Chile, sólo podemos decir: DADDY, USTED TIENE LA ÚLTIMA PALABRA.

Contenido patrocinado