Mecánico Indonesio Transformó A Su Comunidad En Un _pueblo De YouTubers_
Tribun News

Mecánico indonesio transformó a su comunidad en un «pueblo de YouTubers»

Conoce la increíble historia de Siswanto, el influencer que mediante su constancia logró cambiarle la vida a sus vecinos.

El periplo de Siswanto en el mundo de la tecnología comenzó hace cuatro años, cuando luchaba por ganarse la vida en su taller mecánico en Kasegeran, una pequeña ciudad en la isla de Java.

Estaba desesperado por obtener ingresos adicionales para alimentar a su familia, pues sus trabajos ocasionales no le permitían cubrir los gastos.

La primera incursión

Siswanto, de 38 años, comenzó grabando videos humorísticos de corta duración, después de ver a un influencer indonesio en la televisión que se hizo rico gracias a sus videos en línea.

Lo intentó, pero dejó de grabar porque nadie veía sus videos. Hasta que…

Un día, mientras buscaba tutoriales de mecánica para reparar la moto de un cliente, notó algo: «No pude entenderlos, a pesar de que soy mecánico. Eran demasiado complicados», relató Siswanto.

Sacó el mecánico interior

Tras la experiencia frustrada, decidió crear tutoriales para explicar de manera sencilla cómo llevar a cabo las reparaciones básicas en una moto.

Para dar inicio a las filmaciones, tuvo que empeñar el teléfono celular que compartía con su esposa, y así se equipó con lo necesario para comenzar a filmar.

Su presente

Su canal se llama Siboen Chanel, cuenta con 1.2 millones de seguidores y allí se lo puede ver reparando motos, haciendo jardinería o pescando.

Sus ganancias son aproximadamente de 9.000 dólares al mes (cerca de 7 millones de pesos chilenos), y por eso, rápidamente se difundieron rumores que decían que el mecánico había recurrido a la magia negra para enriquecerse.

«Así que organizamos una reunión local y expliqué cómo ganaba dinero en YouTube. La mayoría de la gente nunca había oído hablar (de la plataforma)«, explicó.

Tras ofrecer clases gratuitas para probar su historia, Siswanto inspiró a unos 30 residentes de Kasegeran, que a su vez crearon sus canales de YouTube con cientos de miles de visitas.

Cacerías de fantasmas

Entre ellos se encuentra Tirwan, un exvendedor ambulante de ravioles, llamados «cilok», con los que ganaba unos 3,5 dólares al día.

Ahora, se graba a sí mismo cocinando o escenificando «cacerías de fantasmas» y sus videos tienen mucho éxito en el archipiélago.

Contenido patrocinado