98
Getty

«Todos íbamos a morir»: Jennifer Lawrence relata accidente de avión que casi termina con su vida

La actriz contó todos los detalles de como un vuelo privado que tomó en 2017 se ha convertido en el peor trauma de su vida.

Para celebrar su regreso a la pantalla grande de la mano de la película original de Netflix «Don’t look up», es que la actriz Jennifer Lawrence quien protagoniza la cinta junto a Leonardo Dicaprio, se convirtió en la portada del mes de diciembre de la destacada revista Vanity Fair.

Jennifer Lawrence Vanity Fair
Jennifer Lawrence Vanity Fair

Y fue en medio de la entrevista, donde la actriz compartió detalles sobre cómo ha sido su vida en los últimos años, y sorprendió a todos sus seguidores con la historia de un accidente de avión que casi le cuesta la vida.

Todo sucedió en 2017, cuando Jennifer abordó un vuelo privado desde su ciudad natal, Louisville, Kentucky, con destino a la ciudad de Nueva York. «Lo se, un vuelo privado, me merecía morir», bromeó Lawrence antes de seguir entregar detalles del suceso.

Hasta ahí todo iba bien, lo tragedia ocurrió cuando el avión ya estaba en el aire emprendiendo rumbo a Nueva York, y de repente se sintió un gran ruido y bajo la presión del aire dentro de la cabina, todo esto, producto a que uno de los motores había dejado de funcionar.

En el mismo vuelo Jennifer sólo iba acompañada de su perro Pippi, y del doctor de la familia, quien la había traído al mundo a ella y a sus dos hermanos-

Pese a que aún era posible realizar un aterrizaje de emergencia con un sólo motor, de repente pasó lo peor y el avión se quedó completamente en silencio mientras descendía bruscamente.

«Todos íbamos a morir. Comencé a dejarle notas mentales a mi familia: ‘Tuve una gran vida, lo siento’. Me sentí culpable. Todos iban a estar destrozados. Y Dios, Pippi estaba en mi regazo, esa fue la peor parte», explicó la ganadora del Oscar.

Jennifer Lawrence accidente
Jennifer Lawrence accidente

«HOLA DIOS, SOY YO DE NUEVO»

«Vi una pista debajo, inundada de camiones de bomberos y ambulancias, y empecé a rezar. No al Dios específico con el que crecí, porque era aterrador y un tipo muy crítico. Pero pensé, Dios mío, ¿tal vez sobreviviremos a esto? Seré víctima de quemaduras, esto será doloroso, pero tal vez vivamos «, concluyó.

Finalmente, el vuelo logró realizar un aterrizaje de emergencia, y aunque se necesitó de un equipo de rescate para abrir las puertas del avión y sacar a los pasajeros, nadie salió lesionado.

Aún así, pese a la traumática experiencia recién vivida, la actriz debió abordar otro avión de manera inmediata.

Contenido patrocinado