Image (1)
Sony Music

Doja Cat sorprende con su radical cambio de look

"Siento que nunca debería haber tenido pelo. No me gusta tener pelo y nunca me ha gustado", comentó al respecto

Sin lugar a dudas, Doja Cat es una de las cantantes más populares de los últimos años, a tal punto que es capaz de llamar la atención mediática con solo un abrir y cerrar de ojos, ya sea por algo bueno, como también por polémicas.

Lamentablemente, esto último ha sido lo más frecuente durante los últimos meses, puesto que fácilmente se puede recordar el quiebre con sus fanáticos paraguayos, así como también el reciente conflicto que tuvo por medio de redes sociales con Noah Schnapp, uno de los protagonistas de Stranger Things.

Sin embargo, Doja Cat ahora está haciendo noticia por un nuevo y radical cambio de look, donde aparece rapada al 100% y sin cejas.

DOJA CAT: «SIENTO QUE NUNCA DEBERÍA HABER TENIDO PELO»

Fue mediante una transmisión en vivo que Amala Ratna Zandile Dlamini, nombre real de la artista, explicó que nunca se sintió cómoda con su cabello por lo que la mejor decisión fue raparse.

Junto a eso, aprovechó el momento para aclarar que no fue una decisión repentina, sino que algo que venía pensando desde hace muchísimo tiempo.

«Siento que nunca debería haber tenido pelo. No me gusta tener pelo y nunca me ha gustado- No ha habido ni un solo momento en toda mi vida, desde que nací, en el que me he visto (con pelo) y me he dicho ‘Ok, me gusta’. Simplemente no me gustaba tener pelo», añadió.

1660061969 Image

Además confesó que no sólo no le gustaba su imagen con cabello, sino que además el pelo le molestaba en cada uno de sus entrenamientos.

«Recuerdo sentirme increíblemente exhausta durante los entrenamientos. Una vez que tuve un entrenador personal me ponía pelucas y, debido a la humedad, se ponían pegajosas y me las tenía que retocar todo el tiempo. Llegó a un punto en el que no me podía concentrar en hacer los ejercicios porque la peluca se deslizaba y se despegaba de mi propia cabeza, porque estaba más preocupada por cómo me veía y en cómo mantener el pelo unido al cuero cabelludo. ¡Hasta fui capaz de ponerme un gorro encima de la peluca!».

Contenido patrocinado