DETECCION DROGAS
Getty

Estudiante chilena crea sistema de detección de drogas en bebidas

“Protect Your Drink”, el sistema de detección, fue creado por Camila Sánchez, estudiante de Ingeniería de primer año.

Camila Sánchez Saavedra comienza a hacer historia a corta edad. La joven chilena ha creado un sistema de detección de drogas en bebidas. El proyecto “Protect Your Drink” permitiría resguardar la seguridad de víctimas cuyos vasos hayan sido intervenidos con drogas que anulan la voluntad.

Su principal aplicación sería en bares, discoteques y lugares de encuentro y fiestas, ya que es donde más se realizan este tipo de lamentables prácticas.

¿CÓMO FUNCIONA?

Camila Sánchez y una amiga crearon el sistema de detección de drogas mientras cursaban la enseñanza media.

En palabras de su creadora, el diseño es bastante simple: “Consiste en una pequeña varilla con un papel detector de drogas en uno de sus extremos”. Al usar la varilla para revolver el líquido, esta permite identificar el posible uso de somníferos al cambiar de color.

Este proyecto le permitió postular en el 2021 al programa de Admisión de Científicos y Emprendedores en la Pontificia Universidad Católica de Chile, que es ahora su casa de estudios.

ESTUDIANTE UC
Universidad Católica

¿CUÁL ES SU OBJETIVO?

La estudiante de primer año de Ingeniería UC reveló que el fin del proyecto es “prevenir secuestros o agresiones sexuales, a través de drogas dispuestas en el consumo de bebidas que anulan la voluntad de mujeres, por ejemplo, cuando asisten a fiestas, pubs o discotecas”, recoge la UC.

AGRESIONES SEXUALES EN LA VÍA PÚBLICA

Este sistema se crea en un contexto de alza de la violencia de género en espacios cerrados y abiertos.

Recordemos que en las últimas semanas, y con el retorno a clases presenciales, en redes sociales se masificaron denuncias de ataques sexuales. 

Las denuncias tenían como principal escenario al Barrio República. Las situaciones viralizadas en Facebook, Instagram y Twitter implican un aumento explosivo de denuncias de asaltos, ataques sexuales e incluso intentos de secuestros.

Las víctimas habrían sido perseguidas por sujetos en el transporte público en camino a sus casas de estudio. Uno de los testimonios asegura que las alumnas han llegado con moretones, han sido tocadas sin consentimiento y con miedo a que sean drogadas

Contenido patrocinado