Jacob Elordi se refirió a los efectos de la fama en su salud mental
GettyImages

«Sentí que estaba a la venta»: Jacob Elordi se sinceró sobre los efectos de la fama en su salud mental

Según el actor, el éxito que tuvo la cinta en Netflix lo hizo perder el sentido de quién era y como era percibido por el resto

Jacob Elordi, actor de 25 años que alcanzó fama internacional gracias a su participación en la película de Netflix «The Kissing Booht», es el rostro de la edición de septiembre de la revista GQ.

Justamente en esta entrevista, el profesional se sinceró sobre su salud y los duros momentos que atravesó tras las abrupta llegada de la fama a su vida, teniendo en que cuenta que se convirtió en una super estrella internacional de la noche a la mañana.

Contexto de la fama

Hace un tiempo, Netflix estrenó dicha producción a eso de la medianoche, por lo que Jacob se fue a dormir como un chico normal. Sin embargo, cuando se levantó al día siguiente tenía cuatro millones de seguidores más en Instagram.

“Era el perfil que había usado siempre. Tuve que dar un repaso a todo lo que tenía publicado y borrar fotos del instituto”, dice. “Espero que la gente entienda lo drástico que fue para mí ese cambio”.

Tras aquella modificación personal, llegó un punto donde incluso Elordi pensó en renunciar debido a los efectos que el furor del filme tuvo. Además, explicó que habían múltiple teorías en redes sociales que lo molestaron y afectaron aún más.

Image

Jacob Elordi: «SENTÍ ERA UN POSTER»

Según el actor, el éxito que tuvo la cinta de plataforma de streaming lo hizo perder el sentido de quién era y como era percibido por el resto, que en algún momento llegó a sentir que estaba a la venta.

«Sentí que, de pronto, era un poster. Como si fuera un cartel. Sentí que estaba a la venta. Mi cerebro fue exprimido. No estaba seguro de que yo fuera genuino», señaló el actor.

Sumado a lo anterior, Jacob se sinceró respecto a que las redes sociales lo hicieron sentir aún más inseguro y paranoico, en especial luego de rumores de que él llamaba a los paparazzis para conseguir la atención de los medios, algo que él niega por completo.

Finalmente, Jacob reconoce que tiene miedo que la fama le afecte como se relaciona públicamente y se comporta en persona. «Ya no tengo gusto por la vida. Lo único que conozco es sonreír y saludar y ser cordial todo el tiempo, sin sentir nada. Siempre sabiendo qué hacer. Pero no tengo idea. Tengo 25 años», señaló el actor.

Contenido patrocinado