Nueva York legaliza el compostaje de cadáveres humanos
Getty Images

Nueva York legaliza el compostaje de cadáveres humanos

Con esto se convierte en el sexto estado de Estados Unidos en legalizar esta práctica que busca ser más ecológica que un entierro tradicional.

Sí, así como lees. Desde ahora el estado de Nueva York permitirá el compostaje de cadáveres humanos. Y en realidad, es el sexto estado de Estados Unidos que lo permitirá.

Y es que Washington fue el primer lugar donde se legalizó esta práctica en 2019.

Así, las personas podrán convertir su cuerpo en tierra después de su muerte, lo que se considera una alternativa más ecológica que un entierro o cremación.

¿Cómo se realiza el compostaje en cuerpos humanos?

Según Recompose, una empresa que se dedica al compostaje humano, el cuerpo de la persona fallecida se pone en un recipiente con astillas de madera, alfalfa y paja que se descompone gradualmente bajo la acción de los microbios.

Además, para eliminar cualquier posible infección, se somete a un proceso de calentamiento. Así, después de aproximadamente un mes, el cuerpo se convierte en tierra, con la que los familiares del difunto pueden plantar flores, hortalizas o flores.

Se puede ahorrar hasta una tonelada de carbono

Los defensores de esta alternativa indican que con este servicio se puede ahorrar una tonelada de carbono en comparación con una cremación o un entierro adicional.

Sin embargo, el proceso no es barato y puede ascender los siete mil dólares, o sea, casi seis millones de pesos chilenos.

Además, al contrario que en los entierros tradicionales, en la reducción orgánica natural no se gastan madera, tierra y otros recursos naturales. Por lo que los defensores de esta práctica dicen que no solo es más amigable con el medio ambiente, sino que también es más práctica en ciudades donde el espacio para cementerios es bastante limitado.

Cuestiones éticas

Pero claramente hay detractores. Y es que los obispos católicos del estado de Nueva York presuntamente se opusieron a la legislación, argumentando que los cuerpos humanos no deben tratarse como «desechos domésticos».

Y tú, ¿Qué opinas de esta práctica?

Contenido patrocinado