ECUADOR FIFA
Getty

Ecuador se cubre las espaldas: “Si hubo documentación falsa, deberían castigar al jugador, no a la Federación”

Las declaraciones surgen a una semana de la denuncia presentada por Chile ante la FIFA por el caso de Byron Castillo.

Pocas certezas y muchas dudas rodean el caso de Byron Castillo, el jugador de Ecuador por el cual La Roja presentó una denuncia ante una presunta falsificación de nacionalidad.

A una semana de la controversial denuncia, y luego de que Italia también se interesara en el posible cupo, Ecuador ha realizado unas confusas declaraciones.

LA DENUNCIA DE CHILE

El pasado 4 de mayo, la Federación de Fútbol de Chile presentó oficialmente una denuncia ante la FIFA contra Ecuador. La solicitud de investigación se formalizó ante los rumores que surgieron sobre la nacionalidad de Byron Castillo. El jugador que representó a La Tricolor en los dos partidos frente a La Roja.

Se denunció el uso de certificado de nacimiento falso, falsa declaración de edad y falsa nacionalidad por parte del mencionado jugador.

Aseguran que “existen innumerables pruebas que el jugador nació en Colombia, en la ciudad de Tumaco, el día 25 de julio de 1995, y no el 10 de noviembre de 1998, en la ciudad de ecuatoriana de General Villamil Playas”.

¿QUÉ DICEN DESDE ECUADOR?

El Mercurio conversó sobre la denuncia presentada con Celso Vazconez, abogado externo de la Federación Ecuatoriana de Fútbol. 

El litigante aseguró que no estaría en riesgo el cupo de Ecuador en Qatar 2022. Esto, ya que “El Registro Civil realizó una investigación para saber si el jugador violó alguna norma o adulteró algún documento». Sobre el proceso, señaló que «se cerró y no existieron indicios de que el jugador cometió un ilícito”.

A pesar de estar seguros en que la denuncia no será ganada por Chile, Vazconez señaló que, en el caso de que se llegase a comprobar que Castillo adulteró sus documentos, entonces “la FIFA tendría que sancionarlo a él, no a la Federación, porque en este caso la FEF (Federación Ecuatoriana de Fútbol) también sería una víctima”, según recoge En Cancha.

Contenido patrocinado