“Deepfake”: la nueva tendencia que amenaza con ser más devastadora que las “Fake news”

Se trata de la intervención de videos para generar confusión entre los espectadores

“Deepfake”: la nueva tendencia que amenaza con ser más devastadora que las “Fake news”

Los “deepfake” son videos o audios que representan la nueva amenaza tecnológica, puesto que pueden corresponder imágenes de un político diciendo lo que nunca diría o un video porno de una estrella de Hollywood.

Esto registros manipulan la realidad y cada día se están volviendo más sofisticados debido a los avances de la inteligencia artificial incrementando su potencial, lo que podría causar consecuencias devastadores por la desinformación.

Robert Chesney, profesor de derecho en la Universidad de Texas que investigó el tema y explicó que “aún no llegamos a la etapa en la que vemos cómo se usan los ‘deepfakes’ como armas, pero ese momento está cerca”.

La profesora de la Universidad de Maryland, en una publicación de blog para el Consejo de Relaciones Exteriores, expresó que “Un ‘deepfake’ oportuno con un guion intencionado o una serie de estos videos podrían dar vuelta una elección, encender la violencia en una ciudad preparada para la agitación social, impulsar discursos sobre supuestas atrocidades de un enemigo o exacerbar las divisiones políticas en una sociedad”

El especialista en inteligencia artificial y temas de seguridad y miembro del Center for a New American Security, Paul Scharre , dijo que es casi inevitable que los “deepfakes” puedan ser utilizados en próximas elecciones ya que un video falso podría ser usado para desprestigiar a un candidato o para que la gente pueda negar hechos expuestos en videos genuinos.

Si circulan videos falsos creíbles, la “gente puede elegir creer la versión o discurso que quieran, y esa es la verdadera preocupación”, añade.

Los expertos concluyen en que es vital separar lo falso de lo real y para ello están trabajando en mejores métodos de detección, con apoyo de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA) del Pentágono, Google y otras instituciones privadas.

La propagación de los “deepfakes” ha involucrado incluso a personajes como al expresidente Barack Obama utilizando una mala palabra para describir a su sucesor Donald Trump, que finalmente fue un “trabajo” del cineasta Jordan Peele coordinado con BuzzFeed.

Los “deepfake” fueron prohibidos por Reddit, Twitter y Pornhub debido a la difusión de videos pornográficos en los que las caras de los protagonistas eran cambiadas por imágenes de Emma Watson, Scarlett Johansson y otras celebridades.

 

 

 


Comentarios